Nuestra alumna María Martín acompañada de su profesor y tutor, Javier Ramos, acudieron hace unos días a la final de la Olimpiada Filosófica a Murcia. La alumna, en la Revista de Bachillerato, escribe lo siguiente:

“Si cuando estaba escribiendo la disertación que Javi me había mandado hacer para clase me hubieran dicho que iba a llegar tan lejos, no me lo hubiera creído.

En un primer momento, el tema del que tenía que tratar, el Transhumanismo, me parecía un rollo y no creía que fuera a sacarle partido, pero conforme iba investigando más sobre este, más interesante me parecía y más información y opiniones encontraba al respecto. Al final, presenté una disertación de la que estaba bastante orgullosa, a decir verdad. Después, cuando Javi me dijo que iban a presentar mi disertación a la Olimpiada de filosofía, me hizo mucha ilusión, pero para mi era algo impensable llegar tan lejos.

Primero me mandaron el correo en que me decía que había sido seleccionada entre los 20 finalistas y que tenía que escribir otra disertación, para la final. El 30 de marzo fui por la tarde al instituto Cervantes y escribí la disertación para la final, entré bastante nerviosa y salí contenta, pero aún así me parecía muy difícil que entre los 20 chicos eligieran la mía. Al día siguiente fuimos a la universidad Politécnica, asistimos a una charla y un debate, todo muy interesante, y después anunciaron los ganadores. Llamaron a todos los finalistas al escenario, y cuando dijeron mi nombre en 2° puesto no me lo creía. Tarde en reaccionar, bajé a recoger el diploma y premio, todo sin creérmelo, y volví a mi sitio, con todas mis amigas. Al rato no dimos cuenta de lo que significaba ser la segunda, pasaba a la olimpiada nacional en Murcia.

Tener la oportunidad de ir a la Olimpiada Nacional en Murcia ha sido algo excepcional. Una experiencia muy diferente a las que estoy acostumbrada.Ya en el tren, Mey y yo, conocimos a otros chicos que venían con nosotras y fuimos hablando todo el viaje. Por la tarde, cada modalidad se reunió para exponer los vídeos y las fotos o para escribir las disertaciones o dilemas morales. Después empezamos una ruta por la ciudad de Murcia, pero a mitad de recorrido, gran parte de los chicos que estábamos en mi grupo nos fuimos a dar un paseo por nuestra cuenta. Nos fue muy fácil hacer grupo, como cualquier grupo de amigos pudimos hablar de cualquier cosa y no parecía para nada que acabáramos de conocernos hace apenas 4 horas. La cena fue igual de divertida, la gente cantaba y hablaba y se reía, casi como en un campamento.

El sábado fue un día muy intenso. Fuimos al edificio Moneo, donde anunciaron los finalistas de cada categoría para que expusieran sus trabajos; todos los hacían con pasión, se notaba que les apasionaban sus trabajos. Cuando anunciaron los ganadores y Mey había quedado la primera en la categoría de vídeo no me sorprendió nada, es casi una obra de arte. Después todos recibimos nuestros diplomas y nos fuimos a comer. La tarde y la noche fueron bastante divertidas, Cartagena es una ciudad preciosa y, si vais a Murcia, no dudéis en entrar al casino.

En ningún momento durante todo el fin de semana faltó un tema de conversación: si no hablábamos del sistema educativo, lo hacíamos del feminismo o de las elecciones en Francia, y si no debatíamos sobre los grandes dictadores de la historia, sin dejar de lado tampoco los chistes y las bromas, incluso algún que otro truco de magia. Y es que yo creo que en la variedad está el gusto, y por qué no, la diversión. Para mi, la Olimpiada ha sido una experiencia maravillosa y todo lo que he vivido es más que cualquier premio que me hubieran dado por escribir la mejor disertación.”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies