“Al final del camino nos juzgarán  en el amor” Amor, esa es la clave del cristianismo. Amor,  esa es la clave de la felicidad. Cuando en el prójimo vemos  a Cristo, como hacía la madre Teresa de Calcuta que veía a Cristo entre los más pobres de  los pobres de ese rincón miserable de la India, estamos muy cerca de la santidad. Santidad, pero que palabra más carca ¿ Yo me voy a convertir en santo ? ¿ Pero  de qué vas? Pues  sí , todos estamos llamados  a la santidad. Además si ser santo es facilísimo. Todos tenemos defectos, de acuerdo. Pero podemos hacer algo para pulirlos. Y es fácil sonreir .Es fácil ayudar a tus compañeros. Es fácil ser bondadoso. Es fácil respetar a tus padres ,hermanos, colegas  y  profesores ( Bueno reconozco que  con el tema de los profesores es más difícilillo, pero no imposible ) Y es fácil ser amable y educado con todo el mundo. Y cuando caemos y nos alejamos de Dios es fácil pedir perdón a nuestros  semejantes y a Dios, si dejamos a un lado nuestro orgullo. Y cuando tenemos que llevar nuestras  cruces podemos aceptarla  y ofrecérsela a  Jesús, porque cruces tendremos unas cuantas.” El que quiera seguirme que coja su cruz y me siga “dice el Evangelio y si la aceptamos se convertirá en una crucecita hecha con dos ramitas.

Además  en los  diferentes momentos de nuestra vida nos  vienen a nuestro camino oportunidades  para ejercer el amor al  prójimo. En mi caso una fue el voluntariado de Don Orione. Un fenomenal sitio para ejercer la caridad. Un lugar de encuentro con  muchísimos cristos. “ Cuando estuve enfermo me visitasteis “ dijo Jesús. ¡ Qué limpio de corazón  sales después  de estar con ellos!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies