la foto(1)El viernes 2 de mayo un grupo de 24 alumnos de las secciones de Bachillerato, Ciclos Formativos y PCPI-ACE llegábamos a Santiago después de haber caminado más de 150km. El cansancio y los dolores en las piernas y por las ampollas se transformaron en alegría y profunda emoción en el momento en que pudieron verse las torres de la catedral. Fueron siete días de convivencia en los que hubo espacio para la reflexión, la oración y el buen humor. Los madrugones, el esfuerzo físico y el barro no impidieron que se diese el encuentro con el otro y con uno mismo. Hubo solidaridad entre nosotros. Surgió la amistad. Compartimos las cosas buenas y también las dificultades. Hablamos con otros peregrinos en sus idiomas. Nos hicimos montones de fotografías. Gozamos del paisaje. Maduramos en la fe y asistimos a la misa del peregrino. Vimos el Botafumeiro y nos dieron ‘La Compostela’. Aprendimos a valorar el descanso y a querer más a nuestras familias por haberlas tenido lejos. Tuvimos oportunidad de saber un poco mejor quiénes son nuestros profesores. Algunos, además, no habíamos probado todavía el pulpo y otros aún no habíamos viajado en avión. En resumen, ha sido una experiencia inolvidable.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies